windows8Según documentos a los que habría tenido acceso el diario alemán Die Zeit, una comisión de expertos contratada por el gobierno alemán habría llegado a la conclusión de que Windows 8 incorpora una puerta trasera a la que tiene acceso directo la Agencia estadounidense de Seguridad Nacional NSA (National Security Agency).

La información indica que la puerta trasera utiliza la versión 2.0 de TPM (Trusted Platform Modules) de Trusted Computing. TPM es un sistema incorporado numerosos productos estadounidenses de software, como asimismo en una serie de smartphones, tablets y PCs.

Según informe comisionado por el gobierno alemán, Windows 8 constituye un riesgo de seguridad inaceptable para empresas y autoridades.

Una de las funciones de Windows 8 que más controversia ha generado es Trusted Computing. Esta función permitiría, en su versión 2.0 prevista para 2015, a Microsoft determinar en exclusiva qué software es de confianza y qué software no lo es, pudiendo actuar en consecuencia y desactivar o inutilizar de forma remota dicho software.

Su finalidad, proteger de los virus
En principio, TPM ha sido creado con la mejor de las intenciones: proteger el PC de virus y troyanos. Para tales efectos utiliza un chip especial, componente que interactúa con el sistema operativo; en este caso Windows 8. El chip y el sistema operativo regulan conjuntamente los programas que pueden ser instalados por el usuario.

 

Sistema controvertido
TPM ha sido objeto de controversias y de fuertes críticas de, entre otros, el gurú de friprog Richard Stallman, quien llegó a asegurar que TPM impide la instalación de programas que compitan con Windows.

 

Comunicado gubernamental
BSI, oficina de seguridad del gobierno alemán para tecnologías de la información, BSI (Bundesamt für Sicherheit in der Informationstechnik) publicó el 21 de agosto un comunicado en el que no desaconseja directamente el uso de Windows en la administración pública o el empresariado. Sin embargo, confirma el escepticismo frente a Trusted Computing y la versión 2.0 de TPM. La entidad gubernamental acota que TPM puede, en realidad, brindar mayor seguridad “para quienes decidan confiar en el fabricante”.

 

Pérdida de control
En el comunicado se indica: “Desde la perspectiva de BSI, el uso de Windows 8 implica una combinación de TPM 2.0 y una pérdida de control del sistema operativo y el hardware utilizado. Esto conlleva un nuevo riesgo para el usuario, el gobierno federal alemán e infraestructuras críticas. Esto se aplica, especialmente, al hardware donde TPM 2.0 esté instalado junto a Windows 8. En tal caso, errores fortuitos producidos por el hardware o el sistema operativo podrían impedir el funcionamiento del sistema. En el peor de los casos, esto podría resultar en un error permanente que inutilice definitivamente el hardware. Una situación de tales características no sería aceptable para el gobierno federal ni para otros usuarios. Aparte de ello, estos mecanismos, de reciente data, también pueden ser utilizados para el sabotaje por parte de terceros. Estos riesgos deben ser necesariamente considerados”.

Lo cierto es que con los grandes casos de espionaje internacional que han salido recientemente a la luz la preocupación de los expertos del gobierno alemán tiene mucho sentido. Queda por ver si Alemania tomará nuevas medidas para reducir el uso de Windows a nivel gubernamental o si lo expuesto quedará como un mero aviso.

9 COMENTARIOS

    • La verdad es que dicen que eso es por seguridad y rapidez en el arranque, pero a mi ese motivo no me vale mucho, si todo lo que quiera, pero a coste de que?

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, introduzca su comentario!
Por favor, introduzca su nombre aquí