Make GNU/Linux Great Again!

Disculpadme por el título de la entrada, ya sé que está manido, pero la ola informativa es como es. Y la intencionalidad es doble, vengo hoy a dar caña y sembrar polémica, como cierto señor de cuyo tupé rubio no quiero acordarme.

¡Hagamos Linux grande otra vez!, vengo a decir. La primera en la frente. ¿Ha sido Linux grande alguna vez? Bueno, lo que empezó como un proyecto personal sin intención de convertirse en nada grande (Torvalds dixit) hoy está presente en miles de millones de dispositivos, y creciendo. Así que Linux cada día crece más. No va por ahí la cosa.

¿A qué me refiero, si en dispositivos móviles Linux (Android mediante) domina y en servidores no hay quien le tosa? Pues a qué va a ser, al año de Linux en el escritorio. Que este parece que tampoco va a ser, y mira que llevamos tiempo profetizándolo.

Y si bien podemos hablar de como los señores malos de Redmond se afanan en mantener su monopolio con Windows y Office (que se lo digan a la ciudad de Munich), lo cierto es que hay muchas cosas que podríamos mejorar en Linux. Y aquí se viene lo gordo. Voy hablar de cosas que no hace bien nuestro sistema, así que si tenéis la piel fina, mejor no sigáis leyendo. Y para los que levanten el dedo y digan mirad mirad, que a ese le gusta Windows en un blog de GNU/Linux, pues muy equivocados que estáis. Lo critico porque pese a que me gusta, puede ser aún mejor de lo que es.

Punto número 1. ¿En qué época te quedaste, querido Grub?

Grub es útil. Grub es funcional. Y Grub es feo. Pero muy feo. Una de las cosas que más me gusta de Antergos (y mirad que es tonta) es que su grub no luce como un terminal de hace 30 años. Y solo es un tema bien escogido, pero se ve que en la mayor parte de distros la estética es tabú. Sobre este tema reincidiremos un rato largo.

Punto número 2. Mi consola escupe cosas cuando arranca.

Normalmente es algo que no falla. Sea cual sea la distro, al arrancar veo un mogollón de mensajes confusos y apresurados que no soy capaz de leer pero que parecen superimportantes de la muerte. Systemd no es la pieza de software más querida en estos lares, aunque a mí particularmente me gusta, pero no es solo culpa de ella ya que esto viene de viejo, de cuando SysVinit. ¿Tan difícil es configurar correctamente Plymouth o un skin similar para tapar toda esa información que no necesito con un bonito logo que diga este software es una pieza profesional y no algo que acabo montar en mi garaje?

Punto número 3. La tecla súper en Linux es menos súper.

Si, lo pillamos. No estamos aquí para usar Windows. Pero eso no quita que tengo en mi teclado una tecla con su logo que en su sistema me arranca el menú de inicio. ¿Y por qué no usarla igual en Linux por defecto? Pues tampoco todas las distros lo hacen. Y si lo molesto de la tecla es el logo, se tapa con pegatinas tan chulas como las de nuestra tienda. Problem Solved.

Punto número 4. Persistencia de datos de la sesión live.

A todos nos ha pasado. Probamos una distro en versión live (aquí si que tienen mucho que envidiar los usuarios de Windows), y después de una hora configurando cositas para ver que realmente puede quedar a nuestro gusto e instalarla, la volvemos a ver por defecto. Con suerte, nos ha guardado la wifi y poco más. Personalizar Linux es divertido, pero hacer lo mismo dos veces seguidas no es el doble de divertido. Normalmente es la mitad, o en este caso, la mitad de la mitad.

Punto número 5. Un panel de control vacío.

Vale, volvemos a compararnos con Windows. Lo siento, pero es el más usado y por tanto la referencia. Es un asco, lo sé. Pero a veces tienen ideas buenas. Y el panel de control en su momento fue una de ellas, aunque hoy den pasos para eliminarlo. Y los habituales de las distros, que suelen heredar de sus escritorios, son un pobre reflejo. Vale que un purista quiera usar solo la terminal. Bien por ellos. Pero facilitar el point and click hace que el sistema sea un poco más usable para novatos. Y hay muchas funciones que están missing. Por ejemplo, ¿sería tan difícil integrar ahí el programa de configuración de Nvidia ese tan cutre que nos proporciona a los lignuxeros? Porque no espero que Nvidia vaya a mejorar mucho en ese área, pero meter todo en el mismo sitio sería útil. O para los que usan escritorios de la familia Gnome, ¿en serio es tan difícil hacer de dconf algo estético? Y esta especial para Ubuntu, ¿tan difícil era añadir Unity-tweak-tools a la instalación de base?

Punto número 6. Oferta opciones, aunque sepa donde buscarlas.

Otra de las buenas cosas que tiene Antergos, que tiene muchas, es que en la instalación te permite escoger que escritorio, navegador, si quieres o no firewall, si prefieres steam preinstalado o no. Que si, que puedo perder un rato configurando lo que quiero, pero tampoco es tan difícil dármelo a escoger ya automáticamente. Digo yo.

Punto número 7. Éntrame por el ojo.

GNU/Linux puede ser bonito. Muy bonito, de hecho. Pero que salga así de bonito de la caja parece una utopía. Vale que es cuestión de gustos, pero los iconos base de Gnome son horrendos. Unity parece anclada en hace 5 años. KDE no sale fea de origen, pero el tema blanco es soso de más. Y ya no hablemos de versiones vainilla de XCFE o LXDE. No cuesta nada currarse un tema y ofrecerlo, imagen de marca. Y si puedes tener dos o tres para cubrir gustos, mejor. Y si creas una aplicación para la personalización con acceso a una buena base de datos y descarga de temas automático segundo pidas, ya sería la repanocha. Una vez más, minipunto para Antergos y su Numix, que aunque ahora ya no lo uso si reconozco que bonito es un rato.

Punto número 8. Soporte de hardware. Lo privativo, aún siendo caca, es necesario.

Usar los controladores privativos es un pecado a ojos de Stallman. Lo sabes tú, lo sé yo y vaya si él lo sabe. Pero si eres un gamer de esos y tienes acceso a esos pocos pero bien escogidos juegos que hay disponibles para nuestra plataforma, a lo mejor tienes que pasar por la horma de Nvidia y sus blobs. Y vale que algunas distros (aquí empezó Ubuntu con ese tema) hacen que el cambio sea sencillo, pero la mayor parte lo complica demasiado. Aún recuerdo la lata que me dio Debian en su día. Point and click, en serio, ayuda mucho. Aquí le doy minipunto a Manjaro, que los pobres necesitan también cariño.

Y bueno, podría seguir. Pero 8 puntos son tan buen número como cualquier otro. Y sobre todo hacen reflexionar en un punto claro que normalmente obviamos. GNU/Linux nos encanta, y cada año es menos rugoso. Pero hay gente a la que aún hoy le cuesta acercarse a este mundo, a veces solo por tonterías. La lista de ahí arriba no es nada imposible, solo un poco de trabajo limando pequeñas asperezas, y deja a la vista un sistema mucho más elegante y pulido. Al final, la idea clave es el punto 7. Haz que GNU/Linux entre por el ojo. Total después el sólo conquista tu corazón. Palabra de Lignuxero convencido.

PS: El año de Linux en el escritorio llegará. Esperemos solamente que sea antes del año de Hurd en el escritorio 😉

Acerca de isorfe

Lignuxero novato, charlatán por vocación. Me dedicaba a migrar de Ubuntu a Debian y viceversa cuando me dejaban un rato a solas delante de un ordenador, ahora lo mismo pero entre Manjaro y Antergos.Los tiempos cambian, el distrohopping permanece.

Visita también

¿Cual es el error más común que puedes encontrar en Gnu Linux?

¿Cual es el error más común que puedes encontrar en Gnu Linux?, esta es una …

Deja una respuesta

19 Comentarios En "Make GNU/Linux Great Again!"

Notificarme las
avatar
nasciiboy
Invitado

quiza sea yo, pero no encuetro ni uno solo de los puntos acertado, que gnome shell a pelo configurando atajos es lo mas super y elegante del mundo.

la verdadera caca es no tener un sistema operativo libre (con letras grandes) de verdad o seguir con hardware con controladeros p-r-i-v-a-t-i-v-o-s

trackback

Información Bitacoras.com

Valora en Bitacoras.com: Disculpadme por el título de la entrada, ya sé que está manido, pero la ola informativa es como es. Y la intencionalidad es doble, vengo hoy a dar caña y sembrar polémica, como cierto señor de cuyo tupé rubio no quiero…

wpDiscuz