¿Porque… prefieres usar Gnu Linux?

Pues eso digo yo, ¿porque eligisteis usar GNU Linux en vez Windows o iOS? Pues estoy seguro que algún motivo debe de existir ¿no?

Ya que en esta sociedad actual lo habitual es iniciarse en Windows ya que tiene una gran expansión de inicio indiferentemente del lugar o ciclo educativo, e incluso laboral.

Algunos cambian por motivos éticos, ya que es software libre y nos podemos asegurar de un desarrollo limpio y abierto que no atente contra nuestra privacidad o seguridad individual.

Otros por que les guste más, se adapte mejor a sus necesidades personales o laborales.

Se que cada uno tiene un motivo, por eso os invito a comentar aportando vuestro motivo y crear un artículo recopilatorio de todos estos motivos que nos unen en un mismo punto.

Acerca de Noel

Buenas, me llamo Noel, soy un estudiante del Grado de Educación Primaria en Uvigo, divulgador y amante del software libre y Gnu Linux. Usuario inquieto por ver las novedades y dar a conocer a todos las grandes ventajas del software libre y Gnu Linux.

Visita también

¿Conoces el tema de iconos Suru? Los iconos de Ubuntu Touch Icon en tu pc

¿Conoces el tema de iconos Suru? Los iconos de Ubuntu Touch Icon en tu pc, …

Deja una respuesta

23 Comentarios En "¿Porque… prefieres usar Gnu Linux?"

Notificarme las
avatar
Fede
Invitado

Aqui un poco de mi historia:

Yo conocí GNU/Linux por un amigo, que me comentó que era lo que se usaba en Pentesting principalmente, y me dio por probarlo.

Al principio tenia bastante miedo a estropear el ordenador si instalaba otro sistema operativo, y decidí lanzarme en máquinas virtuales para ver como se instalaba, probarlo un poco por encima, ver si se podía configurar, como se instalaban programas, etc.
Yo era muy nuevo en todo eso, ni siquiera sabia como formatear un disco duro.

Como distribución inicial, escogí Ubuntu, la única que conocía, y la que me recomendó mi amigo hace tiempo, ya que él la habia utilizado cuando todavía te enviaban los CDs de instalación por correo.

La primera impresión fue:
“Vale, ¿donde ****** está el panel de control aquí?

Mi amigo ya me advirtió, de que era un sistema distinto y tendría que aprender a utilizarlo “casi desde cero”. Digo “casi” porque los conceptos básicos de manejo de un ordenador, ya los conoces, y con aprender a buscar en internet, te puedes manejar tú mismo por tu cuenta. Es más, estoy seguro de que aunque hubiera pasado de Windows a probar OS X, habría tenido que buscar como hacer ciertas cosas a las que ya estaba acostumbrado en Windows.

Decidí que en cuanto me comprara el nuevo portatil le pondría GNU/Linux desde el primer dia, para “forzarme” a superar ese temor y aprender.

Eso hice, el primer dia que obtuve mi portatil con Windows 8, le instalé Ubuntu Unity 14.04, que por aquel entonces era la LTS, y el tema de “estabilidad” me resultaba atrayente, aunque ya hubiera salido la versión 14.10.

Para ser sincero, me enamoré del sistema. Es cierto que tenia algunos errores que tenia que solucionar por mi cuenta, pero la gran cantidad de información de la que disponia y verme poco a poco perdiendo ese temor a romper algo, me entusiasmaba.

Pasé 8 meses en Ubuntu, hasta que leyendo un dia, me dieron ganas de probar Fedora.
Ahi comenzó mi distrohopping.
Ubuntu > Fedora > Mint > CentOS > Debian > Ubuntu GNOME > … ¡para! En Ubuntu GNOME, me quedé más tiempo, como 2 semanas más o menos, me gustaba muchísimo el estilo de GNOME Shell, el problema era que me consumia demasiado recurso en el portatil.

Después de eso, leyendo por internet, descubrí una distribución que no disponia de instalador gráfico. Tenias que instalarla a mano, por terminal, comando por comando.

Pensé: a que burro se le ocurriría hacer esa mier**, hay que estar muy loco y saber un montón para hacer todo eso.

Arch Linux.

Sin embargo, la curiosidad me podía. Por aquel entonces ya habia aprendido algunos comandos para administrar el sistema, y descubrí la wiki.

Os lo prometo, jamás había visto tanta documentación, tan bien explicada y estructurada, en tantas traducciones a idiomas distintos en una distribución. Simplemente es una fuente de conocimiento.

Leí como se instalaba, paso a paso. Intenté entenderlo, pero eso era chino para mi, así que decidí que en un rato libre que tuviera, probaría a instalarla. Arranqué VirtualBox.
Crear particiones, formatearlas, montarlas, instalar paquete base y base-devel, crear el usuario, darle permisos de sudoer, instalar la interfaz gráfica, activarla para que arrancara al inicio… pero no funcionaba. Cuando reiniciaba, se quedaba la pantalla en negro.
“¿¿Que put* mier** está pasando??”

Volvia a comenzar. Pantalla en negro. Volvia a comenzar. Pantalla en negro.

La wiki no especificaba en ningún momento que para que la interfaz gráfica funcionara en VirtualBox, era necesario instalar el paquete virtualbox-guest-modules-arch…
Y ahi invertí mis 5 horas de tiempo en instalar una y otra vez el sistema.
En cuanto arrancó la interfaz gráfica y vi la pantalla de login en la máquina virtual me embargó un orgullo descomunal. Funcionaba. Y lo había instalado yo.

Estaba entusiasmado, me fui a dormir con una sonrisa en la cara, pensando “Mañana lo instalo directamente en el disco.”

Debo admitir que después de la práctica que habia cogido el dia anterior, me manejaba con mucha más soltura, pero todavía tenia ese temor a poner mal un comando y fastidiarlo todo. Hice copia de seguridad de mis archivos importantes, por si acaso y comencé la instalación.

A la primera. No hubo ningún problema durante la instalación. Ahi estaba, ejecutandose, mi primera experiencia con Arch Linux. Después de un tiempo manejandolo me surgieron necesidades, ya sabeis, programas que no están en los repositorios oficiales, y que tienes que buscar por internet. Acostumbrado a hacer esto en Ubuntu, imaginaba que tendría que existir algo como los PPA. Qué sorpresa me llevé al conocer AUR.

“¿En serio? ¿No tengo que ir buscando PPA por internet para encontrar un paquete? ¿Está todo aquí? ¿¿Y puedo instalarlo con un comando, como si estuviera realmente en los repositorios oficiales??”

Impresionante. Te bajaba el código fuente, te lo compilaba, empaquetaba e instalaba.
Keep It Simple, Stupid!… Brillante.

Y desde entonces, aquí sigo, se acabó el distrohopping, y creo que por mucho tiempo, por fin encontré un sistema que realmente funcionaba y te hacia aprender a tu propio ritmo.

Puedo hacer lo que sea con GNU/Linux, y no tengo ninguna necesidad de volver a Windows en mis ordenadores personales. Para temas de trabajo en la oficina… es otra cosa. El hecho de que mi empresa haya hecho acuerdo con Movistar para utilizar un programa privativo que solo funciona en Windows para llamadas SIP con los clientes, es la única excusa por la que no puedo utilizar GNU/Linux en mi trabajo.

Y la verdad… no me siento tan productivo en Windows.
Creo que sencillamente, me he vuelto adicto a tantas facilidades en GNU/Linux.

Si has llegado hasta aqui, gracias por tu tiempo. 🙂

gallopelado
Invitado

Genial, gracias por compartir tu experiencia.
Yo fui más lejos, hasta Gentoo pero luego compre un portatil con aceleradores gráficos híbridos(Intel/Nvidia) y no me gusto el perfomance con una aplicación llamada bumblebee. Desde ese entonces no he podido volver a las distros de grandes ligas. Mint el único que ha quedado a soportar ese hardware.

mikelpint
Miembro

Me pasó lo mismo 🙂

mikelpint
Miembro

Salvo que descubrí GNU/Linux por mi mismo

renecadenas
Miembro

me encantó tu historia. Creo que un día comenzaré ese viaje para arch linux xD

wpDiscuz