Canon digital II. El retorno.

Por si no lo sabíais, desde hace años en España existe el llamado Canon digital. Esta figura es una creación gubernamental para compensar a los editores por las numerosas pérdidas que afirman tener por culpa de la piratería digital. Si bien este extremo puede ser cierto, ya que pasar de ingresar los elevados precios a los que suele estar una entrada de cine, un DVD (ya no hablemos del Blue-Ray) o un CD de música a el cero que reciben cada vez que usamos un “servicio alternativo”, lo cierto es que es como mucho, una verdad a medias.

No son pocos los estudios (una muestra aquí y otra aquí, como ejemplo) que afirman justo lo contrario, que la piratería, cual demo gratuita de un producto, sirve para darse a conocer y acaba por aumentar las ventas (y con ellas los ingresos) de muchas grandes producciones.

Uno de los mejores ejemplos es la serie “Game of Thrones” (“Juego de Tronos” en España). La serie, producida por HBO (uno de los canales vía satélite más grandes de EEUU), es solo visible mediante una suscripción a televisión de pago. Esto limita y mucho la audiencia probable de la serie, ya que tienes que pagar una suscripción no barata y contratar productos asociados no deseados simplemente para poder verla, lo que hace que su público objectivo tenga complicado llegar a ella. Sin embargo, al ser hoy en día la serie más pirateada del mundo, hace que su historia, sus comunidades y su material promocional sea uno de los más amplios del mercado actual. Poca gente hay que no la haya visto. Y esto repercute en sus ventas en DVD, que son superiores a las que lograría simplemente visionándose en la televisión por cable.

Sin embargo, y pese a que el mayor escollo hacia la propagación de cultura sigue a ser el precio a pagar por ella en relación a los salarios disponibles, el gobierno, al igual que el resto de gobiernos occidentales, continúa comprando las tesis de los gestores de derechos, que cifran en pérdidas multimillonarias la existencia de páginas como ThePirateBay. Y en una cruzada contra la piratería en la que llevamos inmersos años (la tasa es originaria de 1987, cuando internet ni siquiera existía pero ya la piratería era una actividad que “destruiría el sector de la cultura irremediablemente”), se obligó, en 2007, a que soportes digitales como los CDs y DVDs grabables y regrabables, o los reproductores MP3, tuviesen que pagar ese canon.

La idea es cuanto menos, peregrina. Bajo el supuesto de que se podrían usar para dar cobijo a material pirateado, todos esos soportes deberían pagar una tasa. Lo cual incurre en la presunción de culpabilidad en vez de la de inocencia y hace que en acciones como grabar tu propio CD de música, con material propio e inédito usando una grabadora de CDs, deba pagar dos veces dicho Canon; una por la grabadora y otra por el CD soporte, pese a que el material es tuyo y no has incurrido en ningún delito en ningún momento. Un absurdo legal en toda regla.

Ante este tipo de situaciones, se instó al gobierno a cambiar esta normativa, lo cual resultó en otra si cabe aún peor. En 2011 se aprueba establecer vía presupuestos generales del estado una compensación económica a las sociedades de gestión de derechos por la posible piratería en la que podrían incurrir posibles individuos dentro del estado. Es decir, indemnizamos a los gestores de derechos (que no a los autores) por un posible delito del que ni existen cifras ni registros en unas cantidades arbitrarias y pagadas por todos y cada uno de nosotros. Mientras se hicieron recortes en Sanidad, Educación y muchas otras partidas que afectaron a la totalidad de los ciudadanos, se pagó a estas sociedades cantidades millonarias, sin justificación más allá de que como pirateamos mucho ellos dejan de ingresar dinero.

Como esta idea era aún más desastrosa, y el Tribunal Supremo lo declaró ilegal, el gobierno ha decidido volver a la idea anterior de cobrar por dispositivo, con las siguientes tarifas:

  • Impresoras multifunción: 5,25 euros / unidad
  • Impresoras monofunción: 4,50 euros / unidad
  • Grabadoras de discos: 0,33 euros / unidad
  • Grabadoras de discos “versátiles específicos o mixtos”: 1,86 euros / unidad
  • Discos no regrabables: 0,08 euros / unidad
  • Discos regrabables: 0,10 euros / unidad
  • Discos versátiles no regrabables: 0,21 euros / unidad
  • Discos versátiles regrabables: 0,28 euros / unidad
  • Memorias USB y tarjetas de memoria: 0,24 euros / unidad
  • Discos duros externos: 6,45 euros / unidad
  • Discos duros internos: 5,45 euros / unidad
  • Tablets y dispositivos portátiles de pantalla táctil: 3,15 euros / unidad
  • Móviles: 1,10 euros / unidad

Como podéis ver, queda gravado cualquier soporte susceptible de reproducir y/o almacenar contenido pirata, vaya a hacerlo o no en algún momento de su vida. Con lo que volvemos a las ideas originales de culpabilizar la compra de una tarjeta de memoria, aunque sea para guardar las fotos que realice con mi propia cámara. Un despropósito en toda regla.

Visto que el canon original fue tumbado por la UE, el reinvento vía presupuestos por el Supremo, sólo queda ver que tribunal será el encargado de considerar este canon ilegal dentro de unos años. Y mientras, patada hacia adelante y balón de oxígeno a la SGAE y otras sociedades similares, largas expertas en chanchullos legales para obtener beneficios.

Acerca de isorfe

Lignuxero novato, charlatán por vocación. Me dedicaba a migrar de Ubuntu a Debian y viceversa cuando me dejaban un rato a solas delante de un ordenador, ahora lo mismo pero entre Manjaro y Antergos.Los tiempos cambian, el distrohopping permanece.

Deja una respuesta

3 Comentarios En "Canon digital II. El retorno."

Notificarme las
avatar
DrGus
Admin

Una de tantas cosas que se hacen sin pensar en el consumidor o en la necesidad real en este país. Esto solo subralla más la necesidad de un medio eficaz para que la voz del ciudadano llegue al sistema legislativo; y es que a veces parece que cinco tíos en un bar serían capaces de formular leyes más justas que todos los políticos de España juntos

peter
Invitado

Solo un comentario( no al contenido del articulo): tenemos aqui una enquesta “¿Eres de consola o de click?”, segun RAE sustantivo es: VOTO y no vote( vote es imperativo de verbo votar)

Noel
Admin

La palabra Vote de la encuesta esta en ingles xD ya ves que el texto de debajo del mismo programa no es castellano.

wpDiscuz