Este es un tema que se ha debatido hasta la saciedad dentro de la comunidad del software libre. Hay opiniones para todos los gustos, y mientras unos abogan, por mantener y fomentar la diversidad y variedad de distribuciones, entornos de escritorio y aplicaciones; otros insisten en los beneficios de unificarlas, de trabajar en equipo, y  de seguir entre todos una misma línea definida.

En mi opinión, éste es un debate viciado desde la base, y quien lo plantea, creo que desconoce la filosofía y los principios que animan el movimiento fundado por Richard Stallman , y  las inevitables implicaciones que dichos principios tienen en la práctica.

La diversidad es condición sinequanon, para que cada comunidad o grupo disponga del software en libertad, y tenga las herramientas para adaptarlo y utilizarlo, según sus necesidades específicas. Pero esa diversidad no tiene por qué ser sinónimo de dispersión, como muchos parecen creer, de hecho yo estoy convencido, de que no lo es en absoluto.

Si hay algo indiscutible, algo que nos une y compartimos todos, es el Kernel o núcleo de los sistemas operativos basados en  GNU-Linux. En el núcleo solamente  hay una  línea de desarrollo, es decir, existe una unidad absoluta, total y completa.  Todos son libres para aportar, (y de hecho todos aportan), pero solamente hay uno, con el poder necesario para decidir.

agujero de manos

De esta aparente paradoja, de esta unidad en la diversidad, nace la pujanza y el dinamismo que caracterizan a GNU-Linux. Por eso, los errores y vulnerabilidades del Núcleo, son corregidos de manera eficiente y rapidísima, y por eso, y gracias a la enorme variedad de opciones tan distintas, se garantiza que cada uno pueda encontrar el escritorio, las aplicaciones o el sistema que mejor se ajuste a sus necesidades, a sus hábitos, y a su forma personal de organizar, el trabajo que desarrolle cada día.

No sólo eso. Si alguno dispone de los conocimientos suficientes, y gracias al código libre, se pueden añadir nuevas funcionalidades y modificaciones a las aplicaciones ó al sistema ya existentes, y  compartirlas con todos los demás que puedan necesitarlas. Y todo esto se alcanza sin objetivos prefijados, de manera libre y absolutamente desinteresada.

¿Quiere esto decir que dos o tres grupos de desarrolladores, que trabajen en proyectos similares, desaprovechan sus esfuerzos al no trabajar juntos en un proyecto único ?. En mi opinión. No.

Aunque desde fuera, eso pudiera parecer, en realidad lo que se consigue es disponer de 3 o 4 alternativas que podrán ser similares, pero que no dejan por eso también de ser distintas, con virtudes y defectos diferentes. Con el tiempo, serán los usuarios los que decidan qué equipo de trabajo consiguió un producto de mayor calidad, más moldeable y efectivo, o con las mejores  características.

Además de esa ventaja, (la ventaja de elegir lo que más adecuado nos resulta) ,siempre será posible añadir al producto “ganador” los mejores hallazgos que lograron los equipos “competidores” ,con lo que habremos conseguido una aplicación, mucho más completa y mucho mejor acabada todavía. En aspectos que ni tan siquiera hubiesen sido explorados ni incorporados, si todos hubiesen estado trabajando en un mismo equipo y con una sola línea permitida.

red de manos

Todos recordamos, que con la llegada inevitable de GTK3 aparecieron conceptos y desarrollos nuevos, Unity, Mate, Gnome-Shell, Cinnamon… ¿Os imagináis un sistema operativo con una sola opción? ,pues esto es lo que habría ocurrido si se hubiese dado el caso de “aunar esfuerzos” en una sola dirección.

¿Que sentido hubiese tenido en Unity, por ejemplo, las extensiones de Gnome Shell, la continuidad del Gnome 2 de Mate, o los Applets en el panel que tiene Cinnamon? . Pues creo que todos nos imaginamos la respuesta, nunca jamás hubiesen existido. ¿Y si hubiese sido otro el desarrollo en el que “aunar esfuerzos”, como Gnome-shell por ejemplo?. Pues no existiría el Dash, ni HUD, ni el menú global, y compiz habría sido definitivamente abandonado. La diversidad es riqueza y alternativas diferentes, y eso no debería de confundirse con la dispersión, que es por naturaleza baldía y estéril, y  por lo tanto incapaz de aportar, absolutamente nada por si misma.

mapa-conceptual-software-libre_2

El otro argumento, que muchos utilizan para criticar nuestra diversidad, es que es la causa directa de que GNU-Linux no acabe de triunfar en el escritorio, pues, “con tantas opciones y tan distintas, es inviable para las empresas de hardware dar soporte aceptable para todos”.

¡Qué no nos engañen!… las empresas que no quieren colaborar, no es porque no puedan, es porque no quieren hacerlo. No porque sea difícil o inviable, sino porque están muy a gusto, y obtienen pingües beneficios, montados en la burra que han cebado para ellos ,Microsoft, y la manzanita carcomida de la Apple.

No obstante, las cosas empiezan a cambiar, y el Kernel de GNU-Linux es capaz ya de dar soporte y funcionar, con multitud de periféricos y servicios, que hasta hace muy poco tiempo parecían cerrarse a cal y canto.

¿Los motivos? , GNU-Linux se ha hecho imprescindible en los servidores por su fiabilidad y estabilidad que no tienen rival entre los demás sistemas operativos. Y el éxito de Android o de Chrome, ha demostrado a las empresas que se puede ganar mucho dinero con muy bajos costes, dándole “vidilla” al software libre.Después de todo, y gracias a la comunidad, el desarrollo principal se obtiene sin esfuerzos y completamente gratis.

indiana-tux-by-josekont

Alguno pensará que no soy objetivo al pintar un panorama tan idílico, en el que todo parece encajar perfectamente. como un guante. Pero, la verdad es que este esquema, también tiene sus defectos, que nos privan a los usuarios de posibilidades y opciones importantes.

Sinceramente, tanto formato y tan distinto de paquetes, es un fastidio a la hora de instalar fácilmente software desarrollado para una distribución y dejarlo disponible para todas. Sería de agradecer que todos adoptaran un mismo tipo de formato, (sea el que sea) , pueden elegir entre los ya existentes. O bien desarrollar uno nuevo conjuntamente, con lo que todos, programadores y usuarios saldríamos beneficiados enormemente.

Otro de los aspectos que podrían mejorarse, es la modularidad y la compatibilidad entre los diferentes entornos. Sentarse para poner unos cimientos comunes que permitiesen a los usuarios instalar de manera fácil HUD en Gnome-Shell, o el Dash de Unity en Cinnamon. Si la diversidad es beneficiosa, no conviene tampoco soslayar, que vamos todos en el mismo barco, y que es mucho más factible llegar a puerto, si todos somos capaces de remar unidos, coordinados y en  una misma dirección.

Saludos.

Artículo anteriorCinelerra
Artículo siguienteDream Studio Unity 12.04.3
Mi avatar es un mirlo blanco, porque es algo raro, muy raro, pero existe. Y yo soy de los que cree en la libertad, en el desinterés y en el apoyo mutuo. Creo que se puede ser viajero sin necesidad de ser turista. Soñador sin ser ingenuo. Y pragmático, persiguiendo sin descanso la utopía. Creo que el conocimiento, (y el software es el conocimiento más importante de nuestro tiempo) , debe de ser libre. ¡Y si te parecen muy raras mis creencias! , ¡a mi, la verdad, poco me importa! . Porque en todas esas cosas creo firmemente, y por conseguir todas esas cosas, trabajo esperanzado cada día.

19
Deja una respuesta

avatar
8 Hilos de comentario
11 Respuestas de hilo
0 Seguidores
 
Comentario más reaccionado
El hilo de comentarios más caliente
8 Autores de comentarios
La diversidad de GNU-Linux, ¿es un problema? [Mundo Libre] | Tecnologia ViralJosé GDFAdrian PiensoCésar Iglesias Autores de comentarios recientes
  Suscribirse  
Los más recientes Los más antiguos Más votados
Notificarme las
trackback
La diversidad de GNU-Linux, ¿es un problema? [Mundo Libre] | Tecnologia Viral

[…] a puerto, si todos somos capaces de remar unidos, coordinados y en  una misma dirección. Fuente Compartir: (function(d, s, id) { var js, fjs = d.getElementsByTagName(s)[0]; if […]

José GDF
Invitado

La diversidad es una ventaja y un inconveniente al mismo tiempo.

Por ejemplo, ahora me encuentro en la situación de que quiero cambiar la instalación de Fedora por otra. ¿Qué elijjo? Unas distros están a la última con los paquetes, pero son más inestables, pero necesito estabilidad, y un escritorio lo más ligero posible. Hay distros que son rocas estables, como Debian, pero no me permiten instalar las últimas versiones de algunos de los programas que más necesito, por no poder satisfacer las dependencias.

Y si quiero algo más moderno, tengo que sacrificar algo de estabilidad, y tragar con uno de esos escritorios tan modernos que hay ahora (soy un dinosaurio, no me hago con Unity ni con Gnome 3, aunque con este último es menos grave la cosa 😀 ), al menos hasta instalar con éxito otro que más me guste, o seguir buscando la distro ideal para mi uso particular (uso típico de internauta y blogger + música + edición 3D).

Por otro lado, esta diversidad es precisamente la causa de que tenga elección entre varias opciones. Si hubiera una sola, el software libre no hubiera avanzado nada con respecto al software privativo.

No me considero un usuario novel, llevo varios años usando GNU/Linux. Aún así, me siento un poco mareado ante la gran cantidad de opciones que tengo. Afortunadamente, existen blogs honestos como el vuestro, donde poder ver un poco de luz en el camino.

Saludos.

PD: dicho sea de paso, una de las opciones que considero es la del compañero de más arriba. ServOS. Ya tosté y probé el CD. Ya comentaré más cosas en la entrada correspondiente de este mismo blog.

Adrian Pienso
Invitado

Comparto todo el artículo.

César Iglesias
Miembro

Sin diversificación probablemente no usara Linux tan a gusto. Cuando comencé con mi primera distro (Debian) tenía KDE 3.5 y me gustaba, luego salió KDE4 y no me gustó para nada, bueno, gracias a que tengo varias opciones me fui a Gnome2, tiempo después salió Gnome3, misma historia, me mudé entonces a Xfce y si en un futuro me aburro de Xfce o algo así, mi siguiente opción probablemente sería Openbox, en fín, como usuarios finales tenemos la ventaja de elegir que usar y como usarlo. Cuando estoy en Windows al abrir el explorador de archivos pienso en que quisiera que dicho explorador tenga pestañas, veo el “menú inicio” y pienso en tener uno mas simple y así, hay muchas cosas que quisiera cambiar, pero no puedo y nadie mas que la empresa desarrolladora puede hacerlo, esa es una de las tantas ventajas del software libre, nuestras opiniones valen y no estamos obligados a trabajar como el desarrollador piensa.

La diversidad puede causar confusión al principío (yo la tuve), pero eso no supone un problema muy grande, porque una vez el usuario comienza a entender y a conocer sus opciones un poco más, al final termina encantado de los sistemas GNU/Linux, esta es mi humilde opinión, buen artículo, saludos.

Anónimo
Invitado
Anónimo

Me pasó exactamente lo mismo, empecé con KDd 3.5 y kubuntu, despues que lo cambiaron no me adapte y decante por Gnome2 luego lo cambiaron y termine con XFCE yo creo que para el usuario la diversidad es muy buena, mas no para el negocio.

Karel
Miembro
Karel

Creo que esto es bueno y perjudicial a la vez, porque el hecho de que existan tantas decenas de distribuciones me parece una exageración, pues si te gusta una determinada distro deberías contribuir a ella , pero lo que muchos hacen es crear un fork de la misma. Hay muchos que dicen desear probar Linux, pero que tantas distribuciones lo marean, quitandole todas las ganas.

Por otro lado también es bueno, pues la diversidad te da la oportunidad de escoger lo que mejor se adapte a ti.

En fin es tema siempre polémico y de nunca acabar. Gracias por el artículo.