Evidentemente, “de según como se mire”. Pau Donés dixit

Una de las grandes dudas a las que se enfrenta un usuario de GNU/Linux es la elección de distro. Y no es que haya pocas, la verdad. Aunque una gran mayoría usamos distros más o menos grandes, el menú completo de platos de GNU sobre lecho de kernel Linux es variado y en algunas ocasiones agotador. Y cada distro cuenta con sus seguidores, más o menos fanáticos, que nos desgranan las grandes ventajas de usar su elección frente a otra cualquiera. En el chat de Telegram del blog, sin ir más lejos, es habitual la discusión de si una u otra distro es mejor. Una discusión eterna que suele acabar en archeros contra el resto, no me preguntéis por qué.

Y uno de los apartados más críticos (quizás el que más) es la estabilidad de la distro. Y aquí he oído de todas las opiniones. Este artículo nace de hecho de una conversación reciente en el grupo sobre si las derivadas de derivadas son más o menos inestables. Y aquí a mí se me ocurrió un contraejemplo. Contrastemos Linux Mint con Elementary OS.

Ambas son distros derivadas de derivadas, en este caso de Debian pasando por Ubuntu. Ambas son proyectos ya consolidados, con una amplia base de usuarios y las opciones principales (en Elementary la única) son escritorios propios. Es más, ambos escritorios (Cinnamon y Phanteon para los despistados) son Shells funcionando sobre Gnome. Y ambas siguen un calendario de publicación similar. Sin embargo, Elementary OS suele arrastrar una fama de inestable que no tiene de forma homogénea Linux Mint.

La razón para mí es clara. Los equipos mantenedores son distintos y tienen distintas prioridades. Elementary tiene el foco puesto en la estética, la continuidad del sistema y la homogeneidad. Lo llevan a extremos de realizar forks o encargarse de proyectos que entren directamente en su patrón estético. Mint, sin embargo, tiene el foco en la facilidad de uso y en la estabilidad del sistema, mientras la estética está en segundo plano (podréis decir muchas cosas de Mint, pero de serie bonita bonita no suele ser). ¿Es Elementary peor que Mint? Honestamente, no lo creo, ni tampoco creo que sea al contrario. Simplemente tienen enfoques distintos y apuntan a usuarios distintos al final.

En mi experiencia, ni siquiera el modelo de desarrollo/lanzamiento tiene relevancia en la estabilidad. Después de haber usado Debian en sus tres ramas, Ubuntu, Kubuntu, Manjaro y Antergos, he llegado a la conclusión de que más nuevo no significa siempre inestable, que probado no significa libre de errores y que cuando un paquete funciona mal, lo importante es que el mantenedor sepa lo que hace. Nunca he tenido un fallo grave en Manjaro, y el que tuve relativamente profundo en Antergos se solucionó en menos de un día. En Debian, me vi obligado a usar Jessie cuando aún era la rama Testing, porque la versión de Wheezy de Gnome era dolorosa. En Kubuntu duré una semana harto de su versión temprana de Plasma 5, mientras que en Manjaro fue mucho mejor.

Así que si queréis una distro estable, apostad sobre todo por los proyectos grandes, o por aquellos respaldados por gente de prestigio (por ejemplo KDE Neon, que está encabezado por el antiguo líder de Kubuntu Jonathan Riddell). Sobre todo, apostad por una comunidad dinámica y entregada a su distro. No siempre va a funcionar todo a la primera, de ahí que sea necesario un buen equipo detrás para corregir los errores a tiempo. Y si véis uno, reportadlo. Es una de las mejores formas de empezar a contribuir a una comunidad que nos ha dado mucho.

9 COMENTARIOS

  1. ¿Linux Mint no es bonito de serie? O_O
    Lo que no es es ser innovador en estética, pero a mí me parece que es bastante bonito. Es una de las cosas que a mí más me gustó en mi último desembarco, el definitivo, en Linux.
    Al menos dos personas que usan Windows me han dicho que Linux Mint «a pelo» es bastante bonito.

    • En cuestión de gustos, cada persona es un mundo. Pero Mint, de serie, nunca ha trabajado demasiado sus temas. De hecho, hizo una puesta a punto bastante grande y necesaria con la última versión, pero estaban algo atrás respecto a las tendencias estéticas del momento. A mí, Mint a pelo incluso con los temas modernos me resulta anticuado. Quizás mucho sea porque uso Adapta habitualmente, el cual tiene un buen desempeño en todos los escritorios GTK y una muy buena consistencia en todos los apartados.

      Como he dicho, es cuestión de gustos. De todas formas, mi afirmación sigue a ser válida, ya que Linux Mint no tiene la estética entre sus prioridades, al contrario que muchas otras distros.

  2. 16 años usando gnu/linux y solo puedo aportar que la unica distro más estable por lejos que he usado hasta ahora es Slackware.

    • Aunque ahora estoy usando Antergos, Slackware es la que uso para trabajar y ninguna queja, es cierto que al inicio cuesta un poco, pero una vez que te sientes cómodo ahí no quieres cambiar.

  3. En realidad en relación a si una distribución es más o menos estable depende también del equipo donde se instalará (hardware) y de la experiencia del usuario en GNU/Linux. Lo que funciona bien para un usuario, puede no funcionar para otro. Debido a lo anterior es difícil decir esta es buena o esta es mala. Es mejor decir, funciona bien para mi. Saludos.

    • Por supuesto, el hardware reza mucho sobre como funciona una distro. Y la experiencia es un grado. Pero me reafirmo en que hay proyectos más estables que otros. Si te fijas, no he recomendado una distro por encima de otras, solo he hablado de mi opinión personal habiendo probado unas cuantas.

      Sobre la experiencia, hay gente que se ha quejado de inestabilidad después de hacer combinaciones raras de paquetes e incluso escritorios, cuando lo raro es que funcione. Gente que ha mezclado repositorios principales de Debian con Ubuntu y que se sorprende de que el invento falla.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, introduzca su comentario!
Por favor, introduzca su nombre aquí